Centre Cívic Pati Llimona

Ampliación del Centro Cívico y Yacimiento Romano en la calle del Regomir.

El edificio de la calle del Regomir 7-9 era un bloque de viviendas edificado en el siglo XIX sobre construcciones preexistentes, y adosado a la muralla romana de la antigua Barcino.

Después de años de desuso, y conociendo la importancia del patrimonio histórico que ocultaba, se inicia la redacción de un proyecto que debe resolver, programáticamente, por un lado la ampliación del Centre Cívic Pati Llimona, situado en el intradós de la muralla, y por otro poner en valor el patrimonio histórico de origen romano que contiene.

Desde el punto de vista formal, la tarea es más compleja, dado que hay que responder a dos fachadas opuestas, la una catalogada a conservar, y la otra de nueva planta, en una plazoleta completamente dominada por uno de los mejores paños de muralla romana de Barcelona.

Al mismo tiempo hay que poner en valor los restos arqueológicos del subsuelo. Literalmente bajo el edificio están las trazas de los baños públicos que en el siglo I se situaban en la puerta principal de la ciudad. Durante la ejecución del proyecto se ha recuperado gran parte de una piscina, trazas de los muros de las estancias, revestimientos hidráulicos, alcantarillado, y objetos como monedas, agujas, cerámica, dedales, hebillas o clavos.

Centro Cívico Pati Llimona
Centro Cívico Pati Llimona

Dentro de la edificación del Centre Cívic Pati Llimona se encontraba una de las torres redondas que flanqueaba la puerta de Barcino, y que ha sido liberada de revestimientos modernos, mostrándola en continuidad con el resto de la muralla. De este modo se puede contemplar con continuidad desde la puerta, y pasando por debajo del edificio hasta el patio de Correu Vell, un tramo de muralla que seguía el camino de ronda que rodeó Barcelona durante mil años, desde el siglo III.

Para ello, el proyecto ha consistido en elevar el programa funcional del Centro Cívico, situándolo nueve metros por encima de la cota de la calle, y conectando con el existente Pati Llimona por encima de la parte romana de la muralla. De este modo ha sido posible responder al ritmo vertical marcado por la fachada de la calle, mientras se libera un gran espacio en planta baja y entresuelo, destinado a poner en valor los restos romanos. En este volumen superior encontramos aulas del Centro Cívico, laboratorios y plató fotográfico, un salón de actos y dependencias del Distrito de Ciutat Vella.

Se ha proyectado una arquitectura contemporánea y activa, casi suspendida, que guía al usuario y lo acerca a la arqueología proponiendo recorridos, pausas y puntos de vista. El espacio en que se encuentra el observador muestra la Barcelona del siglo I, la transformación de las murallas y la recuperación del carácter defensivo del siglo III, la expansión demográfica del XIV y la industria del XIX. Todo ello bajo unas viviendas en transformación y remonta que muestra en sus techos decorados la pujanza de la emergente clase burguesa.

Las obras del Centre Cívic Pati Llimona se inician en 2009, y se prolongan durante casi 2 años, durante los cuales la coordinación es la pieza clave para llevar a cabo la diversidad y complejidad de los trabajos y profesionales que intervienen.

La parte más delicada y laboriosa corresponde a los procesos de derribo y cimentación. Los trabajos se inician con el apuntalamiento y protección de las partes del edificio a conservar y proteger (falsos techos, fachada, pavimentos, restos arqueológicos, etc.) para que no se dañen durante los trabajos.

Centro Cívico Pati Llimona

A continuación se desmonta de manera casi manual todo el edificio, y con el solar ya vacío a excepción del vano de fachada, se inicia la fase de micropilotaje.

El replanteo correcto es esencial, dado que las prospecciones arqueológicas han permitido localizar y situar restos romanos en el subsuelo, pero que ahora se encuentran cubiertos con arena para protegerlos. Por ello la perforación se realiza «a ciegas».

Durante dos meses se ejecutan los micropilotes, y posteriormente se excavan los encepados, validando que no se han afectado elementos patrimoniales. Finalmente se inicia el montaje de la estructura metálica, 7 meses después de iniciarse la obra. La segunda fase de la obra es comparativamente rápida y aprecian los avances con facilidad. Se completa la estructura y los cerramientos, y ejecuta la conexión con el Centre Cívic Pati Llimona, por encima de la parte romana de la muralla.

Se trabaja con construcción en seco y pavimentos continuos, favoreciendo la integración diferenciada de los elementos patrimoniales, para que haya una correcta lectura de las diferentes fases históricas que componen el edificio.

A continuación de cubrirse aguas y cerrarse las fachadas, se da inicio a los trabajos de restauración de techos y muros interiores.

La tercera fase de la obra comprende el acabado de instalaciones y equipamientos, trabajos de pintura y el acabado de las restauraciones. Los últimos materiales de entrar en la obra serán el mobiliario de los diferentes espacios y las luminarias decorativas. Finalmente, la puesta en marcha de las instalaciones y los retoques finales permiten llevar a cabo el control inicial y poner el Centre Cívic Pati Llimona en servicio en septiembre de 2011.

Centro Cívico Pati Llimona
Centro Cívico Pati Llimona

La diversidad de elementos patrimoniales presentes en el edificio de Regomir 7-9 hacen de la intervención de restauración una tarea compleja en la que es necesario establecer un criterio de diferenciación y de clarificación del discurso de puesta en valor de cada uno de los elementos recuperados.

El valor más destacable del edificio restaurado es el lienzo de muralla romana y una de las torres que flanquean la puerta de mar de Barcino. El proyecto gira en torno a la puesta en valor de la parte romana del patrimonio que contiene. Así desde el principio se trabaja para hacer visible y comprensible tanto la continuidad de la muralla como las estructuras del subsuelo.

Antiguas prospecciones arqueológicas ya han puesto en conocimiento la existencia de tramas de muros y la presencia de unas termas en la parte exterior de las murallas. Con este conocimiento, y con la necesidad de construir un nuevo edificio de servicios, los años 2006 y 2007 se realizan prospecciones arqueológicas para validar las zonas donde será posible apoyar la cimentación de la nueva construcción sin dañar las estructuras romanas.

Por encima de la cota de pavimento, el edificio contiene otros elementos de valor, como varios mosaicos del siglo XIX y falsos techos muy trabajados, que han sido protegidos durante todo el proceso de la obra y finalmente restaurados y reintegrados en el proyecto del nuevo edificio.

Cuando el avance de la obra ha permitido trabajar en las condiciones adecuadas, se han iniciado los diversos trabajos de recuperación patrimonial.

En el subsuelo se han realizado varias excavaciones arqueológicas, todo data y dibujando todos los elementos encontrados, poniendo en valores aquellos de época romana. Se han puesto al descubierto muros, pavimentos hidráulicos, parte del vaso de una piscina, albañales o restos de escaleras. Asimismo se han encontrado varios objetos menores como llaves, agujas, monedas, dedales, etc. que han sido trasladados al museo de la cuidad.

Centro Cívico Pati Llimona

Los diversos paramentos conservados, romanos o medievales, han sido restaurados con la eliminación de materiales añadidos, y posteriormente consolidados con materiales, morteros y técnicas de la época, a fin de garantizar su durabilidad.

En los falsos techos, ya dañados antes del inicio de las obras, se han reincorporado las partes desprendidas o retiradas para el apuntalamiento, y aquellas irrecuperables se han reproducido a partir de moldes.

La ampliación del Centro Cívico Pati Llimona es el eje principal de la actuación, más allá de las cuestiones patrimoniales, dotándolo de nuevos espacios que permitan el mejor aprovechamiento del centro y un enriquecimiento de sus servicios.

El edificio se compone de Planta baja y 5 plantas piso. Las plantas Baja y entresuelo están abiertas entre sí y se dedican al patrimonio romano. El resto de las plantas estarán dedicadas a la ampliación del Centre Cívic Pati Llimona con el siguiente programa previsto:

  • P. Principal: Fotografía
  • P. Primera: Adolescentes
  • P. Segunda: Casal infantil
  • P. Tercera: Sala de conferencias y dependencias del Distrito

Se han previsto tres conexiones por encima de la muralla romana entre los edificios, con el fin de hacer más fluida la circulación dentro del centro. Además, las plantas primera y segunda han sido adaptadas para el uso por parte de niños, adaptando las puertas, instalaciones, o barandillas a la seguridad necesaria para niños pequeños. 

Centro Cívico Pati Llimona
Centro Cívico Pati Llimona

La superficie útil actual del Centre Cívic Pati Llimona es de 1.781,31m2. Con la ampliación del Centro al nuevo edificio, se incorporarán 768,01 m2 y dispondrá en total de 2.549,32 m2 para desarrollar el programa de futuro.

El edificio ha formado parte de diferentes ediciones de la Muestra Open House Barcelona, ​​y ha sido incluido en el Anuario de Arqueología y Patrimonio de Barcelona, ​​del año 2012.

Cliente

Foment Ciutat Vella

Ubicación

Carrer del Regomir, 7-9. Barcelona

Presupuesto

4.700.000,00 €

Año proyecto

2006-2008

Año ejecución

2009-2011